Ir al contenido principal

Post mortem


Camino de un lado a otro, con el cigarrillo casi muriendo, mordiendo la colilla. Gente que hace sonar sus zapatos. Taconeos arrítmicos de la coja. Y la gorda que siempre pasa con la boca llena de mostaza. Hoy pasas de largo, sin decirme nada. Alto, te digo, pero a ti sólo te preocupa tu cartera, porque el viejo ladrón te ha mirado, y él ya no corre, porque ahora lo hace su hijo, el caracortada, que está sucio y borracho, porque la puta de su mujer lo ha engañado, y se nota que han discutido, porque otra vez habrá tallarines con tuco y sangre, sangre que sale de la boca de la mujer que corta la poca carne que le queda en la refri. Y yo tengo mucho frío, quiero un abrazo. El viejo me mira, sonríe. Si estás así es porque eres un huevón, me dice. Y me echo a llorar al costado de un perro que se ha dado cuenta de mi estado y aúlla, con ese sonido tan triste que escarapela el cuerpo.

Entro a mi casa llorando. En la penumbra, me siento en el sofá. Nadie me hace caso. Mi madre está dormida y mi tía discutiendo con mi sobrino, que no acaba las tareas. Mi gato se eriza y se va corriendo mientras que yo descubro que aún quedas flores en el suelo. El olor a licor aún no se va y un aire triste envuelve la casa. No se vayan a dormir, grito, pero nadie me hace caso y me dejan solo, y de cuando en vez me quedo con alguien, que me habla, pero errante prosigue en su camino. La vida es efímera, me dice y llora, llora porque ya no podrá decirle a su esposa lo mucho que la quiere.

Camino, lento. Es un día más siendo ignorado ¿De qué me sirven los regalos de fin de semana, cuando nadie me regala un abrazo? Una mirada. Me acuesto, en un lugar congelado. Y cierro bien los ojos, para que el sol no me lastime. Aún quiero estar aquí, porque quiero verte y decirte que aún no he dejado de quererte, y abrazar a mi familia, a todos.

El corazón ya no me late, todos me están matando con su olvido. No importan las palabras hermosas hoy.
Y seguiré en este mundo, aun cuando ahora tenga un epitafio en la cabecera, y me esté haciendo polvo.


Entradas más populares de este blog

Dos viejas van por la calle

Director: Miguel Pastor
Lugar: Centro Cultural CAFAE -SE

Fin de temporada domingo 18 de noviembre

Sebastián Salazar Bondy fue un artista múltiple. Pero sobre todo, era un gran ser humano. Un artista sensible para su tiempo, emprendedor, que quería, como todo artista anhela, que el público sienta, ría y llore con cada una de sus creaciones.

Miguel Pastor nos lleva de la mano hacia una Lima querida y entrañable. Una Lima del tiempo de valses, boleros y sobre todo, de inocencia, de amor y de las buenas costumbres. Pero también, a una Lima perversa, llena de ambiciosos y de mujeres carentes de piedad.

Dos viejas van por la calle, obra de Sebastián Salazar Bondy, es, desde varios puntos de vista, una obra que definitivamente no ha perdido vigencia en nuestro medio. Y más válido aún, del punto de vista que el director considera inspiración para llevarla al público: el mundo da vueltas, y algún día seremos viejos, ¿cómo nos gustaría ser tratado?

Desde el inicio de la obra hasta el final, el públic…

¿Por qué estudiar actuación?

La actuación es terapéutica, formativa, enriquecedora y aporta un nuevo sentido en nuestras vidas. Es terapéutica porque es liberadora, extrae nuestros más insospechados recuerdos y los hace aflorar durante nuestro proceso creativo.Es formativa, porque permite conocer las múltiples formas de entrenamiento del actor, en su aspecto vocal, físico y psicológico.Es enriquecedora, porque no sólo aprendes dentro de un grupo, sino que conoces a más personas con interés en este arte y se gana lo invaluable: una experiencia de vida.Aporta un nuevo sentido a nuestras vidas…porque después de haber pasado por un taller de actuación, nuestra visión del mundo cobra otro sentido.¿Quiénes deben de estudiar actuación?Todos. Sin importar la edad que se tenga. Aquellos que trabajan haciendo teatro, que quieren formarse como actores, y también los que necesiten desarrollar su personalidad y optimizar su desenvolvimiento en su vida profesional o personal, los profesionales de otras áreas. Los que necesitan…

¿Y quién te dijo que el teatro te va a dar de comer?

Cuando garúa en Lima, siento como un vacío muy extraño. Algunas veces me gusta y camino. Otras, sólo camino, camino sin querer y sin saber a dónde realmente voy y si realmente quiero ir. Hoy son las 7am y está garuando, y aún no sé si quiero irme a otro país a construirme la vida que siempre he soñado, en un país tan venido a menos, donde el arte no me da de comer, donde veo a los mismos artistas de siempre en las mismas revistas de siempre, a otros condenados a ser marionetas, otros infelices renegando de su suerte y otros muchos bufos haciendo de las suyas.

Pero hay que comer pues. Así que baila nomás, o inyéctate hormonas. O si estás rico, métete en el bunker con el productor y calladito nomás que lo que pasa ahí no sale. Y si eres sólo buena gente (#SoyFeo), ni modo, te conviene lo figuretti y lo escandaloso. Y factura hemano, factura todo lo que puedas, porque de ahí viene otro blanquito y te bajan el dedo ¿El arte? No pues hermano, hay que comer. O métete al círculo pues, donde…