lunes, 9 de julio de 2012

Frases sueltas.


Porque lo más importante en este momento es ser real. Porque jamás quise ni querré vivir para trabajar. Porque soy un terco que anda en el camino más complicado, y persiste. Porque puedo amar, sonreír, perdonar. Porque puedo mirar a los ojos y que en los míos hallen a un soñador que no quiere despertar. Porque mi familia me cree un loco, y mi madre me da caricias de vez en cuando para que pise la tierra. Porque mi padre llega a veces, y como siempre, el silencio nos une mejor que la palabra. Porque tengo amigos que llegan, otros se van y regresan. Porque los puedo saludar con una mano franca. Porque mi mayor travesura aún no la he cometido. Porque amo a mi pasado y sin él no sería lo que soy. Porque hoy me siento en mi mesa, modesta, pero contento de haber hecho mi vida a mi manera. Porque aún juego con la comida. Porque me gustan las caricaturas. Porque aún me sorprendo de todo. Porque siempre me levanto emocionado a ver qué me sucede en el día. Porque puedo despedirme con un beso. Porque toda mi vida la luché para ser como soy y seguiré luchando hasta que las fuerzas se me agoten. Porque sigo enamorado de todo, de todos. Porque siempre he de encontrar a un loco que quiera subir a mi barco y soñar. Porque hoy puedo alcanzar las estrellas. Porque siento que poco a poco estoy dejando huella en los que amo. Porque estoy seguro que el día de mañana agarraré mi vieja polera, haré ejercicio y aún cuando la panza me llegue al piso, me sentiré el más hermoso de este mundo. Porque quiero seguir robándote una sonrisa. Porque no quiero despertar. Por todo esto, gracias a todos mis amigos y cómplices de mis travesuras, en un mundo donde nos volvemos de acero, comemos dinero y vomitamos desesperanza.