Ir al contenido principal

El comienzo de un no iniciante: Diego Díaz


“No importa cuánto te demore lograr tus sueños…
Importa si tuviste la valentía de realizarlos”




Cristian Lévano escribe y dirige el montaje “¿Qué hiciste Diego Díaz?”, la historia de un anónimo cuyo máximo sueño es de ser alguien importante y reconocido en el arte que más le apasiona: el teatro. A través de él, intenta curar ingratos recuerdos de su adolescencia. Para ello, escribirá, dirigirá y actuará en su propia obra.

El guión es singular. El juego de los tiempos, la reacción de los personajes y su interacción hacia el público logra efectos interesantes. El acertado estilo teatralista de la puesta le otorga una amplia gama de movimientos coreográficos y vocales. Como resultado, se obtiene una puesta llena de energía, imágenes y mucha creatividad.

A destacar la actuación de Henry Sotomayor, quien nos entrega una interpretación llena de energía, complementándose con Carolina Bolívar, que tiene a su cargo la carga antagónica, logrando impecables imágenes y coreografías escénico-vocales las cuales generan el efecto adecuado dentro del desarrollo de la obra. El personaje principal recae en Sergio Velarde, quien intenta caracterizar a este ser pusilánime. Sin embargo, su calidad vocal y corporal decae frente al trabajo de sus compañeros, haciendo poco creíble su ejecución.

La escenografía es útil para el montaje. Sin embargo, habría que cuidar algunos elementos que, debido al material utilizado, le restan la lucidez a la que podría llegar. El juego de luces y sonido se ejecutan de manera solvente, sumándose agradablemente al trabajo de los actores.

A pesar de estas deficiencias propias de una ópera prima, el montaje captura el interés del público e invita a la reflexión sobre nuestro medio teatral, el cual es irónicamente retratado en su montaje.

Definitivamente, es agradable ver nuevas propuestas y saber que existe re-evolución teatral en nuestra escena y, en este caso, Cristian Lévano ha sido el causante.

Entradas más populares de este blog

Dos viejas van por la calle

Director: Miguel Pastor
Lugar: Centro Cultural CAFAE -SE

Fin de temporada domingo 18 de noviembre

Sebastián Salazar Bondy fue un artista múltiple. Pero sobre todo, era un gran ser humano. Un artista sensible para su tiempo, emprendedor, que quería, como todo artista anhela, que el público sienta, ría y llore con cada una de sus creaciones.

Miguel Pastor nos lleva de la mano hacia una Lima querida y entrañable. Una Lima del tiempo de valses, boleros y sobre todo, de inocencia, de amor y de las buenas costumbres. Pero también, a una Lima perversa, llena de ambiciosos y de mujeres carentes de piedad.

Dos viejas van por la calle, obra de Sebastián Salazar Bondy, es, desde varios puntos de vista, una obra que definitivamente no ha perdido vigencia en nuestro medio. Y más válido aún, del punto de vista que el director considera inspiración para llevarla al público: el mundo da vueltas, y algún día seremos viejos, ¿cómo nos gustaría ser tratado?

Desde el inicio de la obra hasta el final, el públic…

¿Por qué estudiar actuación?

La actuación es terapéutica, formativa, enriquecedora y aporta un nuevo sentido en nuestras vidas. Es terapéutica porque es liberadora, extrae nuestros más insospechados recuerdos y los hace aflorar durante nuestro proceso creativo.Es formativa, porque permite conocer las múltiples formas de entrenamiento del actor, en su aspecto vocal, físico y psicológico.Es enriquecedora, porque no sólo aprendes dentro de un grupo, sino que conoces a más personas con interés en este arte y se gana lo invaluable: una experiencia de vida.Aporta un nuevo sentido a nuestras vidas…porque después de haber pasado por un taller de actuación, nuestra visión del mundo cobra otro sentido.¿Quiénes deben de estudiar actuación?Todos. Sin importar la edad que se tenga. Aquellos que trabajan haciendo teatro, que quieren formarse como actores, y también los que necesiten desarrollar su personalidad y optimizar su desenvolvimiento en su vida profesional o personal, los profesionales de otras áreas. Los que necesitan…

¿Y quién te dijo que el teatro te va a dar de comer?

Cuando garúa en Lima, siento como un vacío muy extraño. Algunas veces me gusta y camino. Otras, sólo camino, camino sin querer y sin saber a dónde realmente voy y si realmente quiero ir. Hoy son las 7am y está garuando, y aún no sé si quiero irme a otro país a construirme la vida que siempre he soñado, en un país tan venido a menos, donde el arte no me da de comer, donde veo a los mismos artistas de siempre en las mismas revistas de siempre, a otros condenados a ser marionetas, otros infelices renegando de su suerte y otros muchos bufos haciendo de las suyas.

Pero hay que comer pues. Así que baila nomás, o inyéctate hormonas. O si estás rico, métete en el bunker con el productor y calladito nomás que lo que pasa ahí no sale. Y si eres sólo buena gente (#SoyFeo), ni modo, te conviene lo figuretti y lo escandaloso. Y factura hemano, factura todo lo que puedas, porque de ahí viene otro blanquito y te bajan el dedo ¿El arte? No pues hermano, hay que comer. O métete al círculo pues, donde…