lunes, 13 de agosto de 2007

El comienzo de un no iniciante: Diego Díaz


“No importa cuánto te demore lograr tus sueños…
Importa si tuviste la valentía de realizarlos”




Cristian Lévano escribe y dirige el montaje “¿Qué hiciste Diego Díaz?”, la historia de un anónimo cuyo máximo sueño es de ser alguien importante y reconocido en el arte que más le apasiona: el teatro. A través de él, intenta curar ingratos recuerdos de su adolescencia. Para ello, escribirá, dirigirá y actuará en su propia obra.

El guión es singular. El juego de los tiempos, la reacción de los personajes y su interacción hacia el público logra efectos interesantes. El acertado estilo teatralista de la puesta le otorga una amplia gama de movimientos coreográficos y vocales. Como resultado, se obtiene una puesta llena de energía, imágenes y mucha creatividad.

A destacar la actuación de Henry Sotomayor, quien nos entrega una interpretación llena de energía, complementándose con Carolina Bolívar, que tiene a su cargo la carga antagónica, logrando impecables imágenes y coreografías escénico-vocales las cuales generan el efecto adecuado dentro del desarrollo de la obra. El personaje principal recae en Sergio Velarde, quien intenta caracterizar a este ser pusilánime. Sin embargo, su calidad vocal y corporal decae frente al trabajo de sus compañeros, haciendo poco creíble su ejecución.

La escenografía es útil para el montaje. Sin embargo, habría que cuidar algunos elementos que, debido al material utilizado, le restan la lucidez a la que podría llegar. El juego de luces y sonido se ejecutan de manera solvente, sumándose agradablemente al trabajo de los actores.

A pesar de estas deficiencias propias de una ópera prima, el montaje captura el interés del público e invita a la reflexión sobre nuestro medio teatral, el cual es irónicamente retratado en su montaje.

Definitivamente, es agradable ver nuevas propuestas y saber que existe re-evolución teatral en nuestra escena y, en este caso, Cristian Lévano ha sido el causante.