lunes, 30 de julio de 2007

Cuando la Voz del Viento llegó a Lima

Cuando La voz del Viento llegó a Lima

V FIETPO – 2007

Grupo de Teatro La Secta Minúscula (México)

"Si un oprimido no transgrede en algún lugar posible, siempre va ser un oprimido"

Augusto Boal

La V edición del Festival Internacional de Teatro Popular (FIETPO) nos trajo La voz del viento, obra del dramaturgo Roberto Vásquez, bajo la dirección de Juan Manuel Bárcenas y protagonizada por Gal Dorado y Rodrigo Pérez. La obra está basada en uno de los temas más polémicos y de actualidad en nuestro hermano país mexicano: el asesinato de mujeres en la ciudad de Juárez (México).

A pesar de lo delicado del tema, el guión de Vásquez es impecable, sobrecogedor, y logra por momentos cierto aire poético. Bárcenas logra, con una acertada dirección, transmitir un mensaje claro y directo: una protesta, un pedido de solidaridad y de justicia frente a un gobierno acaso sordo frente a este tipo de hechos. El montaje está lleno de imágenes que denotan un trabajo de investigación físico y vocal adecuados para el desarrollo de los diversos personajes que existen dentro de la puesta.

El montaje, de estilo minimalista –y hasta matices simbólicos- tiene suficientes elementos para crear expectativa en el público, que se mantiene alerta, presente. Los actores hacen gala de su experiencia y técnica actoral, que es aplicada en cada una de sus acciones, logrando crear las atmósferas adecuadas para el desarrollo de las escenas.

Definitivamente, este montaje despierta en el espectador muchas preguntas: ¿Qué está pasando en la sociedad? ¿En verdad tenemos justicia? ¿Somos realmente escuchados? ¿Por qué ensañarse con mujeres que no tienen mayor objetivo que trabajar para poder sobrevivir? ¿Por qué, luego de haberlas ultrajado, asesinado y cercenado, sus casos aún no logran ser resueltos, o peor aún, ignorados?

En resumen, Bárcenas ha logrado un montaje capaz de conmover, de hacer un llamado de reflexión y sobre todo, de solidaridad frente a un hecho que aparentemente, está sucediendo en nuestro hermano país mexicano y que no es historia, sino actualidad.

Daniel Manchego