Ir al contenido principal

Reflexión 6

Ya casi por finalizar este año, me atrevo a hacer un balance.

Durante este tiempo he aprendido mucho, y logré conocer un poco más de nuestra realidad teatral. He podido confirmar algunas hipótesis respecto a nuestro mundo actoral y también –lo más interesante-, comprobar que estaba equivocado en muchas de las cosas que tomaba como verdad, lo que ha hecho que vuelvan a mi escritorio como temas por resolver.

Van los agradecimientos:

A mi grupo de teatro, Forasteros, porque siempre me dieron la mano y su apoyo en cuanto momento necesité. De los nuevos integrantes, que ahora enriquecen este grupo y que siento que este próximo año se ha de consolidar.

A Lyz de Chancay, porque me dio la oportunidad de estar en el FESTTA –espero que no sea la última vez- y que gracias a ella conocí a gente de diferentes pensamientos, pero con mucha energía y ganas de seguir en el teatro. Gracias también a los chicos que aguantaron mi soliloquio en aquella playa cercana al castillo de Chancay, Nando, Cecilia, y espero que consoliden su futuro como excelentes profesionales. A André, también de Trujillo (si es que sigues dirigiendo de esa manera, seguro que te llama Almodóvar… ¡deténganlo!), que logró a punta de lapsus brutus divertirnos en su presentación. A los actores de la delegación de Carhuaz, por enseñarme algunas palabras en quechua. A Alexa y Jose, actores y amigos que conocí en el festival, y que espero verlos muy pronto.

A Mayra Valdez, profesora y compañera de trabajo en los talleres de actuación. Gracias por tu paciencia para conmigo y por tus valiosos aportes, me ayudaron mucho y sospecho que me seguirán ayudando tanto para el desarrollo de nuestras clases y mi desarrollo en el campo. Te prometo que este año sí hacemos dieta.

A los actores que han trabajado conmigo este año. Gracias Renzo Del Carpio, Eileen Céspedes, Jodie Talancha, Ulises Rodríguez, Roberto Huamán (te prometo que saldrás a escena), Sergio Velarde, Ronald Lobo, Isabel Castañeda. Gracias por su confianza. Lo logramos juntos.

Al Club de Teatro de Lima –que más parece mi casa, por que paso más tiempo ahí- que me dio la oportunidad de realizar mis montajes. Espero seguir contando con su apoyo este año. Gracias Reynaldo, Zarela, Melquíades.

A la Sub Gerencia de la Municipalidad Metropolitana de Lima, por su confianza para la realización de los talleres de actuación Era Azul, ya vamos en el segundo taller y seguimos adelante. Gracias por su confianza y por ser ayudarnos a ser una alternativa para aquellos que quieren iniciarse en el oficio actoral.

Gracias también a mis amigos, cada uno me dejó una enseñanza invalorable.

Y lo más importante, a mi familia, por su paciencia. Por comprenderme – que ya de por sí es algo muy difícil -. No cabe duda que son mi pilar y mi fuente de inspiración.

Levanto mi copa de vino, y brindo, por todos ustedes y por los éxitos que este año que viene nos entregará.


Dark.

Entradas más populares de este blog

Dos viejas van por la calle

Director: Miguel Pastor
Lugar: Centro Cultural CAFAE -SE

Fin de temporada domingo 18 de noviembre

Sebastián Salazar Bondy fue un artista múltiple. Pero sobre todo, era un gran ser humano. Un artista sensible para su tiempo, emprendedor, que quería, como todo artista anhela, que el público sienta, ría y llore con cada una de sus creaciones.

Miguel Pastor nos lleva de la mano hacia una Lima querida y entrañable. Una Lima del tiempo de valses, boleros y sobre todo, de inocencia, de amor y de las buenas costumbres. Pero también, a una Lima perversa, llena de ambiciosos y de mujeres carentes de piedad.

Dos viejas van por la calle, obra de Sebastián Salazar Bondy, es, desde varios puntos de vista, una obra que definitivamente no ha perdido vigencia en nuestro medio. Y más válido aún, del punto de vista que el director considera inspiración para llevarla al público: el mundo da vueltas, y algún día seremos viejos, ¿cómo nos gustaría ser tratado?

Desde el inicio de la obra hasta el final, el públic…

¿Por qué estudiar actuación?

La actuación es terapéutica, formativa, enriquecedora y aporta un nuevo sentido en nuestras vidas. Es terapéutica porque es liberadora, extrae nuestros más insospechados recuerdos y los hace aflorar durante nuestro proceso creativo.Es formativa, porque permite conocer las múltiples formas de entrenamiento del actor, en su aspecto vocal, físico y psicológico.Es enriquecedora, porque no sólo aprendes dentro de un grupo, sino que conoces a más personas con interés en este arte y se gana lo invaluable: una experiencia de vida.Aporta un nuevo sentido a nuestras vidas…porque después de haber pasado por un taller de actuación, nuestra visión del mundo cobra otro sentido.¿Quiénes deben de estudiar actuación?Todos. Sin importar la edad que se tenga. Aquellos que trabajan haciendo teatro, que quieren formarse como actores, y también los que necesiten desarrollar su personalidad y optimizar su desenvolvimiento en su vida profesional o personal, los profesionales de otras áreas. Los que necesitan…

¿Y quién te dijo que el teatro te va a dar de comer?

Cuando garúa en Lima, siento como un vacío muy extraño. Algunas veces me gusta y camino. Otras, sólo camino, camino sin querer y sin saber a dónde realmente voy y si realmente quiero ir. Hoy son las 7am y está garuando, y aún no sé si quiero irme a otro país a construirme la vida que siempre he soñado, en un país tan venido a menos, donde el arte no me da de comer, donde veo a los mismos artistas de siempre en las mismas revistas de siempre, a otros condenados a ser marionetas, otros infelices renegando de su suerte y otros muchos bufos haciendo de las suyas.

Pero hay que comer pues. Así que baila nomás, o inyéctate hormonas. O si estás rico, métete en el bunker con el productor y calladito nomás que lo que pasa ahí no sale. Y si eres sólo buena gente (#SoyFeo), ni modo, te conviene lo figuretti y lo escandaloso. Y factura hemano, factura todo lo que puedas, porque de ahí viene otro blanquito y te bajan el dedo ¿El arte? No pues hermano, hay que comer. O métete al círculo pues, donde…